viernes, 14 de febrero de 2014

...Fin tercera temporada...

Escritos de piel


Historias ausentes de pasado y de máscaras sociales, que nacen en ese instante, en el que la banda sonora del protagonista viste su piel.

El artista con sus ojos y sus manos, va plasmando al ritmo de la música, colores, líneas, curvas y formas que se van creando espontáneamente sobre el personaje desnudo.

Un cruzar de palabras y de silencios surge durante la sesión, mientras un nuevo ser va cobrando vida.

Los temores, las tensiones y los escalofríos se desvanecen por completo. El morbo nunca llega al encuentro y la magia toma su puesto en aquel viaje al interior del ser.

El autor pinta un atardecer, para que el cuerpo y el alma caminen por el bosque, hasta encontrar a un animal de nobles sentimientos y ágil en sus movimientos. Aquel ciervo saluda al protagonista con su mirada y éste corresponde con una leve sonrisa y una breve caricia.

El encuentro fue grabado en cientos de imágenes que el artista toma con su cámara, hasta la última página de este escrito memorable, en el cual, su obra desnuda agradece antes de cerrarse este libro.

viernes, 31 de enero de 2014

Grati-Feria

 

Si todo lo que imaginamos lo podemos enfocar en los actos de amor, de vida, de creación, de evolución; nuestras realidades cambian, dejan de ser una cuestión exclusiva de “locos soñadores”.
Vivimos en una época de consumismo salvaje, porque no es sólo cuestión de capitalismo, ya que, la acumulación, el derroche y los excesos no tienen una sola afiliación socio-política ni económica.
En medio de tantas cortinas de humo, nuestros ojos no perciben otras posibilidades, la mente no invita por completo al corazón a convivir juntas y construir otras formas de vida.
Aún así, alguien conocido como Ariel Rodríguez Bosio, traspasó los límites de las quimeras y dio a luz una idea, que poco a poco se ha ido replicando a corta y larga distancia.
Su esencia se basa en los actos espontáneos del dar sin recibir ó del recibir sin dar, en la consciencia de ceder objetos, que en realidad no usamos y que otros verdaderamente pueden usar hasta cumplir su ciclo para rotarlos de nuevo a otras personas.
Es uno de los modos, en los que podemos ser mejores humanos, más desapegados de los intereses, de una serie de estereotipos, porque todas aquellas personas que transitan por un espacio público son iguales y bien recibidas en esta serie de eventos denominados Grati-Ferias.
Muchas veces, son momentos bien improvisados, carentes de algún tipo de logística, sin pretensiones de ser patrocinado por ninguna entidad pública ó privada. Su único objetivo es: esparcir semillas de consciencia.
No se requiere de ningún líder para la creación de una Grati-Feria, ni se requiere de una convocatoria masiva e incluso en ciertas ocasiones tampoco se necesita del permiso de ninguna entidad para el uso de un espacio público. Lo que más importa es el acto en sí, el cual puede replicarse entre amigos en un parque del barrio, entre vecinos en el hall del edificio, entre familiares en la casa de uno de ellos y que cada vez se pueda convertir en parte de nuestros hábitos cotidianos.
En estos momentos, año 2014, la Grati-Feria es algo novedoso, poco conocido, extraño y sorprendente, que genera todo tipo de reacciones en las personas, que de algún modo participan por unos instantes de la misma. A algunas les causa desconfianza, otras por el contrario se atraen por la curiosidad, a unas cuantas ofenden su ego porque tienen el poder adquisitivo de obtener objetos sin necesidad de ser gratuitos, varias nos comparten una sonrisa e incluso un abrazo, algunas son escépticas y cuestionan el por qué de estos actos y ciertas personas incluso nos comparten un instante musical, una parte de sus vivencias, llevan cosas, quieren seguir en contacto y posiblemente les quede la inquietud de crear su propia Grati-Feria.
Generalmente en Grati-Feria se comparten libros, música, películas, morrales, maletines, objetos de colección, ropa, accesorios, juguetes, artículos de tecnología e incluso alimentos, servicios, eventos, sonrisas, abrazos, expresiones artísticas y conversaciones que se dan de forma presencial ó virtual, ya que, las redes sociales también han sido un medio de difundir este movimiento.
Aunque es remoto que vivamos el día a día de las Grati-Ferias, más aún en el sistema donde el dinero es la base, quizás en cinco ó diez años encontremos con más frecuencia una en cualquier lugar urbano o rural que nos sea familiar ó las fomentemos como parte de nuestros hábitos cotidianos que pueden cambiar algunos de nuestros pensamientos y de paso contribuimos a dar más amor a nuestro planeta.


 

viernes, 17 de enero de 2014

El juego de la vida

Candelo se la pasa a Reyes quedando sólo con el balón, dispara al medio campo, Aguilar recibe el pase pero Ortega le quita la pelota, se lo pasa a Rivera, Rivera se acerca al arco contrario y se la pasa a Cuéllar para que haga el remate y ¡¡¡GOOOOOOOOOL!!!....¡¡¡GOOOOOOOOL de la vi, de la vi de la VIDAAAAAA!!!. !!Qué Golazooo!!. 


Un mar de diferentes colores se encuentran entremezclados en las gradas, abrazándonse y cantando por lo que verdaderamente vale la pena en este juego...y es el disfrutar, el sonreír, el vivir.  ¡¡Qué partido señores!!!. 

viernes, 20 de diciembre de 2013

Farolitos

Al final de un ciclo, en medio del sol y de la luna, cada deseo sube al cielo:




Ciudad de todos; nacidos y adoptados de corazón a la jungla de asfalto, dejemos a un lado la desidia y lo que consideramos como “viveza”.

  • Recojamos papeles y envases que encontremos en nuestros recorridos cotidianos, esto no es cuestión de dejarlo todo a personas que dedican su trabajo a limpiar las calles y los parques. 
  • Atravesemos puentes que posiblemente atrasen minutos rutinarios, pero nos evitan peligros y que los puentes construidos, también sean un medio de seguridad para la gente. 
  • Que los autos respeten el PARE, activen sus luces al girar una calle y se detengan un instante hasta que la persona cruce la vía. 
  • Que los conductores sean conscientes que transportan vidas y no dinero, que sus jefe los vean también como seres humanos. 
  • Que el derecho a la salud sea universal sin que el dinero sea un factor que determine su acceso básico. 
  • Que todos comprendamos que para salir de un puesto, caminar en medio de un tumulto se necesita siempre de las palabras para pedir permiso, para decir por favor, para dar las gracias, porque por más “evolucionados” que estemos nuestra capacidad de telepatía aún no está incorporada en nuestro modo de comunicarnos con el otro. 
  • Saludar en espacios públicos tampoco cuesta nada, mejorar la convivencia, el respeto por las diferencias, llegar a acuerdos por la vía pacífica, en vez de caer en las conductas primitivas que causan heridas y muertes a los principales protagonistas pero sobretodo a seres inocentes.
  • Que la justicia humana realmente sea justa para todos, impermeable ante los corruptos con dinero.
  • Que la verdadera democracia exista, y todos podamos expresar opiniones en diferentes medios presenciales o virtuales, libres del espionaje, de amenazas y represiones.
  • Tengamos mayor consciencia, de todas aquellas personas que de un modo o de otro, nos suplen todas las necesidades básicas y comodidades y que pasan desapercibidas en nuestra cotidianidad, apoyemos cuando sus derechos han sido vulnerados, porque ciudades y campos somos todos uno.



Naturaleza; hermanos que nos comunican vida, pero a veces no entendemos su lenguaje y por ende, hay una desarmonía en la retroalimentación.

  • Seamos conscientes del consumo básico tanto en la realidad como en la ficción proyectada en el cine y en la televisión. 
  • Amemos y respetemos el agua, el aire, los alimentos, la naturaleza entera.
  • Compartamos más, consumamos menos, reutilicemos más, desechemos menos.
  • Incorporemos tecnologías sin obsolescencias programadas, que sean fraternas con nuestra madre tierra.
  • Dejemos atrás todas aquellas industrias que se basan en recursos que querámoslo o no se agotaran, dejemos aquella obstinación reflejada en un emblema de poder a costa de muchas muertes a lo largo de varias décadas.
  • Convivamos en energías renovables de libre acceso y ausentes de los monopolios y del dinero.
  • Las semillas y los cultivos se desintoxiquen, se purifiquen y dejen de ser víctimas de alteraciones genéticas y patentes sin sentido. 
  • Que entendamos que nosotros somos animales, no somos superiores a ninguna otra especie y los procesos de cada ser vivo son diferentes y respetables dentro de la gran casa en la que habitamos. Dejemos a un lado la EGOlogía, no son nuestros objetos, no somos sus dueños, algunos son la familia que conviven en nuestras casas, otros son los amigos que encontramos en nuestros recorridos urbanos y rurales y otros son hermanos que han desarrollado sus formas de vida en medios completamente naturales y por ende, podemos admirarlos a la distancia, respetando sus espacios y su voluntad de acercarse a nosotros de forma amigable.

  • Que la humanidad no siga siendo una especie que esclavice a otras especies ni se esclavice a sí misma.

Que así sea…….

viernes, 13 de diciembre de 2013

Geim ober

A los cuatro ó cinco años comenzamos a oprimir el botón para iniciar el juego de la vida, en el que asumimos el personaje del héroe ideal, fuerte, supremo e imbatible.
De un modo casi imperceptible, nos muestran dos panoramas: ganar es un acto de orgullo y acogimiento, en cambio perder es un acto de vergüenza y rechazo.
Los letreros de la derrota aparecerán una y otra vez en el transcurso de cada camino. Nos podemos sentir más liberados o presos de nuestras ansias, cuando decidamos oprimir el botón que nos lleve al siguiente juego.

sábado, 7 de diciembre de 2013

Fragmentos cotidianos.

A veces no es la fuerte lluvia, la falta de tiempo ó los problemas tecnológicos.
A veces todo nace de un sentir, de un pensamiento, de una decisión, de una palabra ó de un acto.
A todos nos pasa el hacerlo o no, el cuestionarlo o no y el desear que sucediera de nuevo algo pasado ó por el contrario evitar su repetición.
Nuestros estímulos y sentires varían a medida que el viento empuja las nubes. Instantes de vida que se escapan de todo aquello que le queremos dar una razón del por qué.